Cuando estás sola te preguntas por aquel hombre perfecto.
¿A dónde está? ¿Qué es lo que hará? ¿Cuándo será que vendrá por acá?
Pero te digo nena que no existe,
No se trata de príncipes sino de plebeyos,
Esos que pueden hacerte pasar los momentos más bellos.

Querida esta vida no es un cuento de hadas,
No esperes carrozas, vestidos o alguna tiara.
Estas llena de esperanzas perdidas, quebradas.
Nada es gratis, tenes que luchar por lo que deseas y amas,
Y así al final del camino no lo lamentarás.

Lo sé, es difícil dejar atrás los sueños
Más aún cuando te encierras en ese mundo tan pequeño.
Es que estos surgen como miles de pájaros risueños,
Que vuelan buscando el camino al hogar de su dueño.